Mostrar feed RSS

Ge.Lectio

BUENOS DESEOS

Calificar esta entrada
por - 13/09/2012 a las 06:38 (1769 Visitas)
El lado “b” de las personas (buenas y malas) es tan claro o tan oscuro como el lado “a”. No hay diferencia en el temperamento. Se es amable o no; se niega o se complace. La voluntad y asertividad nos conducen de forma directa hacia nuestras consecuencias. De tal forma, el niño ama y perdona hasta que aprende lo contrario, el joven juzga y expresa sin temor, y el adulto cuida su persona en sus actos preparando su juicio en la vejez.
Una vez, en el transporte urbano, observaba a un pequeño de seis años que mimaba a su madre llenándola de elogios y palabras de dulcería. Los espectadores inevitables de la escena mirábamos con distintos estados de ánimo al hijo y madre:
Un pequeño de la misma edad se abrazó a sus padres pidiendo en silencio un abrazo de afecto; un anciano destacó la nostalgia en sus ojos asintiendo la actitud del infante, pero con la mirada hacia la nada; yo, quise tener en mis brazos a mis hijos mayores y convertirlos en mis preciados tesoros de años anteriores. Sin embargo, entre nuestras nubes de imaginación, el grito de llanto del niño nos despertó, ya que la madre se negaba a bajarse del autobús y comprarle un globo que se vendía en calle, y éste, lanzándole golpes de odio a la madre le reprochaba el poco amor hacia sus deseos…
¿Es necesaria siempre una lección de dureza para mostrar nuestras frustraciones con quienes más amamos? Quién y cómo nos dice que lo que hacemos es adecuado o lo contrario. El pequeño del que les hablo, terminó por olvidar los globos y se abrazó de nuevo a la madre cayendo en un sueño angelical.
Por eso, creo en la buena voluntad de la primera impresión con la que el humano se brinda a los demás. Y creo también en la conversión de la gente nefasta que cambia con impresionante redención el rumbo de su vida… Pero también, creo en el inconsciente travieso quien nos juega sus mejores bromas cuando más honorables nos proponemos ser. Así, la alegría se convierte en euforia, la seriedad en despotismo, la confianza en abuso y el amor en pasión. (Ese caballito sin rienda que a la gente buena traiciona en sus emociones haciéndoles decir al final con voz quebrada y confundida, pero muy sincera: “ Es que… esa persona no era yo…”).

Enviar "BUENOS DESEOS" a Digg Enviar "BUENOS DESEOS" a del.icio.us Enviar "BUENOS DESEOS" a StumbleUpon Enviar "BUENOS DESEOS" a Google

Etiquetas: Ninguna Agregar / Editar etiquetas
Categorías
Literatura y +

Comentarios